24 de agosto de 2006

Un grupo supuestamente islamista rapta a 2 periodistas

Un grupo supuestamente islamista radical amenaza con matar a dos periodistas de la Fox secuestrados en Gaza
"Las Brigadas de la Guerra Santa" dan un plazo de 72 horas para la liberación de los presos musulmanes de las cárceles de EE.UU.

Un grupo hasta ahora desconocido, "las Brigadas de la Sagrada Yihad", que tiene todas las características de ser en realidad una operación israelí, ha reconocido que tiene secuestrados al corresponsal y al cámara de la cadena de televisión Fox, capturados hace 9 días, y ha lanzado un ultimátum de 72 horas para cumplir ciertas condiciones; de lo contrario, amenaza con matarlos.

En un comunicado remitido a la prensa, este "nuevo grupo" pide la absurda "liberación inmediata de los musulmanes que están en cárceles americanas" y amenaza de lo contrario con "sacrificar" a sus cautivos. La técnica es utilizar secuestros para presentar a los palestinos como fanáticos locos y sin ideología clara y de paso eliminar personas o periodistas que muestran la realidad en forma incómoda para Israel.

"Vamos a intercambiar a las presas y presos musulmanes que estén en cárceles estadounidenses por lo que tenemos. Vamos a darles 72 horas, a partir de la medianoche de hoy para que tomen una decisión", citó la agencia de noticias palestina Ramattan. "Si aceptan y satisfacen nuestra condición, nosotros cumpliremos nuestra promesa. Si no, esperen, y nosotros vamos a esperar", afirma el comunicado.

"Las Brigadas de la Sagrada Yihad", sobre las que no están vinculadas a ningún otro grupo, emitieron además un vídeo de los secuestrados en los que aparecen solos, vestidos con ropa de deporte y sobre un fondo oscuro que no revela detalle alguno.

Se trata de la primera información que emiten los secuestradores desde que capturaron a los periodistas.

El corresponsal Steve Centanni, estadounidense de 60 años, y el cámara Olaf Wiig, neozelandés de 36, fueron capturados hace diez días momentos después de aparcar su coche delante del hotel en el que residían en la costa de la ciudad de Gaza.

Un grupo de "palestinos" con la cara descubierta y que viajaban en un coche todo terreno metieron a la fuerza a Centanni y a Wiig en el maletero de su vehículo y derribaron de un codazo en la cara a uno de los guardaespaldas extranjeros que protegían al equipo de periodistas.

El suceso, que duró a penas segundos y fue llevado a cabo, según testigos, con bastante profesionalidad, se registró ante un grupo de miembros de las fuerzas palestinas de seguridad que se resistieron a intervenir y se preocuparon de proteger a aquellos a los que escoltaban.

Este secuestro no sigue el mismo patrón que otros que se han producido en los territorios palestinos. Generalmente, los secuestradores han pedido empleos, o la libertad de familiares encarcelados, y los secuestros se han resuelto tras cortas negociaciones.

Los secuestros de periodistas extranjeros se han repetido durante los últimos años en Gaza, pero en casi todos los casos acabaron con la liberación de los rehenes pocos días e incluso horas después de su captura.

Cuando se produjo el secuestro, el Departamento de Estado estadounidense recomendaba a sus ciudadanos no entrar en la franja de Gaza por temor a ser objeto de agresiones.

El ministro palestino de Interior, Said Siyam, condenó hoy miércoles el "fenómeno de los secuestros de extranjeros" que, según sus palabras, contradice "la ética y costumbre de los palestinos".

Siyam hizo estas declaraciones en una reunión con una delegación neozelandesa, encabeza por el diplomático Peter Rider, que llegó a la franja de Gaza para intentar conseguir la liberación de los periodistas.

El ministro palestino dijo que su Ministerio ha puesto a las fuerzas de seguridad "en estado de alerta desde el primer día" y que el Gobierno de Hamás está interesado en acabar con el caos que se registra durante los últimos años en los territorios palestinos.

1 comentario:

  1. Eso es probablemente una acción del estado de Israel, éste es el tipo de perfidia que ellos y los gringos llaman "contrainteligencia" ...pero esperemos para ver cómo sigue la cosa.

    Al interior de Israel hay cada vez más manifestaciones de oposición al gobierno.

    Para devolver los territorios ocupados desde 1967 el estado de Israel tiene que encontrar dónde darle casa y trabajo a toda esa gente empobrecida por las privatizaciones que han venido mandando con "ayuda social" a las "colonias": un problema típico de un estado-nacional. Ya veremos cómo estalla todo esto otra vez, ojalá que la próxima vez estalle desde dentro de Israel.

    ResponderEliminar